Cuando muere un angelito hasta el Cielo truena

Les voy a contar la historia de éste dibujito, perteneció a un angelito muy especial.

Hace un tiempo atrás ocurrió una balacera donde falleció una familia. Yo fui a hacer una nota, a tomar una foto y volver, pero me encontré que, pese a que tardé un poco, yo fui el primero en llegar. Allí me encontré con una mujer herida, a quien ayudé a salir de la camioneta, y adentro había un hombre y un bebé o niño de tan solo dos años de edad, muertos. Lo que más me impresionó de todo ésto, fue el niño fallecido. Ya los grandes hemos vivido, pero los niños recién comienzan a vivir y no tienen la culpa de nada. Además, las balas destrozaron a ese pequeño angelito, y parecía un muñequito de porcelana, destruído por tantas balas. Yo nunca vi algo así, así que, enojado y con impotencia por la situación, hice un video en vivo queriendo decir todo lo que estaba sucediendo, comencé a hacer una transmisión en vivo y a pedir ambulancia para salvar a la señora herida.

Una persona me criticó por ser demasiado “apasionado”, pero yo me pregunto ¿quién no puede ser apasionado en un momento como ese? ¿Realmente se puede ser indiferente en esa situación? Aparentemente eso es lo que esperaba el que me criticó (o los que me criticaron, pero solo uno me dijo). Pues soy apasionado para muchas cosas, pero mucho más cuando se trata de niños. Tal vez querían que yo fuera como otro que llegó ahí después e hizo un reporte de malas ganas, diciendo que tenía dolor de panza.

Pues tiempo después recibí un mensaje. Me lo envió una mujer que era pariente del niño. Me dijo que me agradecía mucho por mi ayuda, y me envió una foto: era del niño cuando estaba vivo, hermoso, feliz, lleno de vida. En su camisetita tenía ésta imagen, y desde entonces, yo supe que tenía que convertirla en un símbolo de que ya no queremos balacera y mucho menos que mueran niños en esas trágicas situaciones. Ojalá que los señores sicarios no hagan más balaceras dónde mueran niños. Ojalá que cuando salgan a hacer su chamba lo hagan sin drogarse, para que tengan conciencia de lo que están haciendo. Si hacen eso, y sólo involucran a los que están en eso, es decir entre distintas bandas o cárteles, sus guerras serán respetadas y nadie las criticará, Yo nunca había entendido porque en Apaseo el Alto, Guanajuato, tiran “cuetes” (cohetes) cuando fallece un niño o menor de edad, pero ahora lo entiendo, porque cuando muere un angelito hasta el Cielo truena, y esa es la manera de demostrar el dolor. Pero diré como consuelo que el angelito niño o niña se convierte en un angelito de verdad, que nos ilumina desde el cielo con sus buenos pensamientos. Ellos no tienen que estar en peligro. Respeten la vida de nuestros angelitos.

Desde entonces, no paro en pensar en ese niño, puesto que me cambió la vida, y aunque sé que también estoy en peligro, quiero aportar mi granito de arena en la lucha por hacer algo por el pedacito de mundo dónde me tocó vivir, al cual aprendí a amar, y quiero que la gente salga de su miedo y aprenda a protestar pacíficamente: no queremos más balaceras que pongan en riesgo a las familias, y mucho menos, jamás pero jamás, queremos ver a más angelitos muertos por balaceras.

Por favor, si estás de acuerdo, comparte ésta imagen en tus redes sociales, como un símbolo de protesta pacífica de que no queremos más angelitos muertos por balaceras.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.