Alerta Apaseo el Alto Guanajuato

Un angelito conoció el Infierno de Apaseo el Alto

Ayer fue un día negro para Apaseo el Alto, Guanajuato. Seis vidas se perdieron entre ráfagas y el tiempo. Lo más triste de todo, fue saber que un angelito conoció el infierno de Apaseo el Alto.

Ayer fue un día negro para Apaseo el Alto, Guanajuato. Seis vidas se perdieron entre ráfagas y el tiempo. Lo más triste de todo, fue saber que un angelito conoció el infierno de Apaseo el Alto.

Apaseo el Alto es un lugar hermoso de Guanajuato, pero cada tanto se convierte en un Infierno, como ocurrió ayer: 19 de agosto de 2018.-

6:06 de la tarde. Las primeras balas se escucharon a esa hora, por la zona de la avenida Revolución y avenida Alemán. De ahí para El Rejalgar, como en persecución. Las balas no cesaron, y por momento se escuchaba que mermaban y de golpe continuaban, como si les dieran cuerda, o cambiaran el cargador.

6:11 pm. La balacera terminó. Duró cinco minutos -según mi reloj-, acostumbrado ya a mirar la hora del inicio y final.

6:15 pm. Subo a mi vehículo y voy en camino a los últimos sonidos, camino a El Rejalgar. En el camino veo a muchas personas asustadas, otros llorando. Pregunto, y me señalan “por allá” o “siga derecho que siguieron más allá”. Tomo un camino incierto, sin saber exactamente dónde estaban y si ya habían terminado.

6.30 pm El camino estaba vacío, pero yo sigo. Llego, y había un hombre al que le pregunto, y me dice: “por allá fue, ya llamé a la Cruz Roja hace rato”. Llego al lugar, y veo una impresionante cantidad de casquillos. El hombre junta valentía y se acerca a mi. Me dice: “aquí están”. Veo una camioneta blanca, que se derrapó al costado del camino, bajando al maizal. El hombre que me dijo dónde estaba el vehículo, se fue apurado.

6.35 pm Llega un hombre corriendo, desesperado. Intenta ayudar pero ya es tarde. Yo bajo desde la carretera hasta el maizal, y me lastiman las espinas grandes, no me importa y sigo, voy detrás de él porque al principio pensé que era un curioso y le quería impedir que toque los cuerpos. Él se pone a gritar, me acerco y me dice que él es el hermano (no sé si del hombre que conducía la camioneta o de la mujer). Una mujer estaba sentada sobre el borde de la camioneta con la puerta abierta, se encontraba agonizando. Él le dice que va a estar bien. Yo me acerco y veo los agujeros de balas. De repente, el hombre grita: “¡el niño!”, “me quiero morir”, “¡el niño no!, mientras comenzaba a maldecir. Yo miro hacia dentro de la camioneta y veo al niño, les juro que es una imagen que jamás se me borrará de la mente, era muy fuerte, no les quiero dar detalles, pero sólo les diré que una o más balas le pegaron al niño (de dos años de edad) en la cabeza. Jamás vi algo así. Al costado del niño estaba el hombre, que conducía el vehículo, yacía como si estuviera dormido, también con varios impactos de proyectiles.

Mientras que el hombre gritaba de dolor e ira, llegaron otros, unos a caballos, otros atravesando el maizal, y otros en vehículos. Al parecer, muchos eran parientes. Un hombre mayor (que al parecer era el padre del recién difunto), se baja del vehículo y llega hasta el maizal, se pone a gritar, quiere entrar a la camioneta pero le decimos que no lo haga, se pone bravo, da gritos de dolor… Una mujer y un niño que estaban en la camioneta quieren bajar, les digo que no, la mujer insiste y entonces le digo: “no venga con el niño, que él no vea ésto”. El niño, de unos 9 a 11 años, bajó igual solo y vio, y se puso a gritar, mientras maldecía con mucho dolor.

A todo ésto, los que estaban ahí clamaban por ambulancias que nunca llegaban. Ni ambulancias ni policías ni soldados. Nada. Un muchacho llegó hasta el lugar y le digo que por favor llame nuevamente a la Cruz Roja. El muchacho me dijo: “colgaron”… “¡Insiste!”, le digo yo. Al final se comunicó y dio datos, como si ellos no supieran nada del asunto.

Yo me enojo. Agarro mi celular, y les aviso a todos que voy a hacer un video en vivo para que todos sepan lo que están tardando las ambulancias y los cuerpos de seguridad en llegar hasta el lugar. Comienzo a transmitir enojado, con ganas de insultar, pero con mucha impotencia a la vez.

A medida que transmitía iba contando todo lo que veía, cargado de emociones por las imágenes del niño. En ese momento no sé qué decía, sólo hablaba, y de repente quería callarme para hacer un duelo espontáneo por ese bebé crecido de sólo dos años de edad.

7.00 pm Casi a la hora que comenzaron los disparos, llegaron los vehículos del Mando Único (policía estatal) y militares. Amagaron que se estacionaban, pero recibieron la orden de seguir para buscar a los malos (una hora después, los malos ya estarían bastante lejos). Cinco o diez minutos después llegó una ambulancia (una sola).

No me di cuenta que yo tenía las manos y brazos ensangrentados porque había ayudado a la mujer a sentarse en el suelo, al borde de la camioneta. El tiempo transcurrido (una hora tardó la ambulancia en llegar) hizo lo suyo, y la mujer falleció en el camino. Lamentable tanta pérdida de tiempo.

En la noche no podía parar de pensar, y me venían imágenes del niño, y pensaba sin parar: “Un niñito, casi un bebé”… “Un angelito”… “Un infierno”… “Vi el infierno en el rostro de un angelito”… “Un angelito conoció el Infierno de Apaseo el Alto”…

En la tarde, me llegaron reportes de que había otros muertos en El Rejalgar, pero la verdad, ya no quería ir. Los demás no vieron lo que yo vi, lo que vimos los primeros que llegamos. Inclusive les puedo decir que en general, los policías y militares tienen fama de rudos, pero ahí se portaron bien con nosotros, y vi lágrimas en el rostro de uno de ellos, muy joven, que seguramente había visto el cuerpo del niño unos momentos antes.

En total, fallecieron seis personas ese día (19/08/2018): tres en el vehículo que mencioné (hombre que conducía, niño y madre que falleció camino al hospital), y tres más en un domicilio ubicado por la privada 1 de Mayo de la colonia El Rejalgar.

Aquí les dejo el video por si quieren ver:

 

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.