Novios adolescentes fugitivos quedaron detenidos injustamente #LosCabos #BCS

La Policía Municipal detuvo a dos novios menores de edad que se escaparon de sus respectivas casas, a pedido del padre de la novia. La detención quedó registrada con fundamento a un difuso artículo del reglamento municipal, el cual debería que ser actualizado o derogado, para que no se aplique genéricamente.

San José del Cabo, BCS.- Un padre de familia llamó a la “Central de Emergencias” de esta ciudad (conocido como Centro de Comando, abreviado como “C2”), debido a que su hija menor de edad (de 16 años de edad) se había escapado de su casa con su novio (el cual también menor de edad), y se habían refugiado en una casa presuntamente abandona.

El padre de la menor, se encontraba parado frente a dicha vivienda, cuando llegó una patrulla de la Policía Preventiva (perteneciente a la Policía Municipal de Los Cabos). Allí mismo, el hombre le explicó a los uniformados, que ella había abandonado su hogar hace cuatro días, y que sabía o tenía sospechas de que se encontraba en ese lugar (en la vivienda abandonada), con su novio. Ambos son estudiantes del CECYT 04 de esta ciudad.

El hecho ocurrió a las 9.30 hrs. del pasado 14 de este mes, en la colonia Vista Hermosa de San José del Cabo. El padre de la menor, de nombre Arnulfo, de 36 años de edad, originario de Chiapas y de ocupación albañil, pedía a las autoridades para que le ayuden a “recuperar” a su hija. Por tal motivo, los policías iniciaron la búsqueda de los menores dentro de la vivienda, hasta que finalmente los encontraron en la parte de atrás de dicha casa, ocultos entre la maleza crecida.

La detención fue realizado en base al art. 64 del Bando de Policía y Buen Gobierno de Los Cabos, sin especificar la fracción específica. Dicho artículo dice lo siguiente:

Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Los Cabos

CAPITULO II: DE LAS FALTAS CONTRA LA SEGURIDAD Y TRANQUILIDAD DE LAS PERSONAS.

Artículo 64 .- Son faltas contra la seguridad y tranquilidad de las personas por cuya comisión se aplicara una sanción por el equivalente de 10 a 100 veces el  salario mínimo general del municipio, las siguientes;

  • I.- Trepar bardas, enrejados o cualquier construcción para atisbar al interior de algún inmueble ajeno.
  • II.- Permitir, las personas responsables de la guarda o custodia de un enfermo mental que deambule este libremente en lugar publico causando intranquilidad a los demás.
  • III.- Causar escándalo o provocar malestar a las personas o a los conductores de vehículos en lugar publico.
  • IV.- Circular en patines, o patinetas por aceras, calles o avenidas, siempre que con ello se altere la tranquilidad pública.
    V.- Cruzar a pie o en vehículos no motrices, calles, avenidas o boulevares por zonas diferentes a las expresamente designadas como cruce peatonal.
  • VI. – Portar en lugar público armas de postas o de diábolos, armas cortantes, punzantes, punzo cortantes, manoplas, macanas, cadenas, ondas, pesas, pintas (aerosol), chacos, o cualquier articulo similar a estas, aparatos explosivos de gases asfixiantes o tóxicos, u otros semejantes que puedan emplearse para agredir y puedan causar daño, lesiones, o molestias a las personas o propiedades sin tener autorización para llevarlas consigo, excepto tratándose de instrumentos propios para el desempeño del trabajo, deporte u oficio del portador.
  • VII.- Propinar a una persona en forma voluntaria un golpe que no cause lesión encontrándose en un lugar público o privado.
  • VIII.- Causar molestias en cualquier forma a una persona o arrojar contra ella liquido, polvo, o sustancia que pueda ensuciarla o causarle algún daño.
  • IX.- Penetrar o intentar hacerlo sin autorización, a un espectáculo o diversión pública, sin el pago correspondiente a esta.
  • X.- Detonar cuetes, hacer fogatas o utilizar combustibles o materiales flamables en lugar publico, para detonar cuetes o juegos pirotécnicos con motivo de festividades, se requerirá permiso de la Secretaria de la Defensa Nacional y la
    anuencia y/o permiso de la autoridad municipal y este se otorgara según se garantice la seguridad de los espectadores y la no-contaminación del ambiente.
  • XI.- Conducir en la vía pública animales peligrosos o bravíos sin tomar las precauciones de seguridad para evitar daños a terceros, así mismo organizar o motivar peleas con este tipo de animales.
  • XII.- Usar faros buscadores sobre personas o vehículos sin autorización correspondiente.
  • XIII.- Conducir ganado mayor o menor por la vía pública. Los que tengan necesidad de conducir ganado por dichas calles están obligados a recabar el permiso respectivo de la autoridad municipal, la que señalara el derrotero que
    deba seguir y que en ningún caso quedaran comprendidas las calles principales. Los semovientes que invadan la ciudad y pongan en riesgo la integridad de las personas, por el hecho de obstruir las calles y avenidas, se trasladaran a los corrales del rastro municipal, donde permanecerán a disposición del director y/o encargado del rastro, por plazo de tres días contados a partir de su ingreso, tiempo durante el cual la autoridad municipal investigara el nombre del propietario, notificándole que pase a las instalaciones del rastro municipal a recoger dichos animales y en su caso a cubrir los gastos erogados y la sanción correspondiente, durante el plazo referido se publicará por una sola vez en cualquier medio impreso de circulación local sobre los semovientes que están a su disposición, lo anterior con la finalidad de que comparezca el dueño, transcurrido dicho plazo, y de no comparecer el dueño o legitimo propietario, se procederá a sacrificar el o los animales, poniendo a disposición del Desarrollo Integral de la Familia (DIF), el producto que resulte, para entregarse
    posteriormente a las familias mas necesitadas.
  • XIV.- Ejecutar en la vía pública o en las puertas de los talleres, fabricas o establecimientos similares trabajos que por ser propios de los mismos deban efectuarse en el interior de los locales que aquellos ocupen.Las personas que se sorprendan comercializando y/o promoviendo sus productos o servicios en la vía pública sin autorización por el municipio, serán sujetos a las sanciones que establece este articulo y en su caso al arresto.
  • XV.- Quitar o destruir las señales instaladas para prevenir accidentes o peligros.
  • XVI.- Invadir el paso peatonal en las zonas designadas para ello.
  • XVII.- Producir en cualquier forma, ruido o sonido que por su intensidad provoque malestar publico.
  • XVIII.- Conducir vehículos que circulen contaminando en forma notoriamente excesiva con ruido y emisión de gases.
    XIX.- Estacionarse en espacios asignados para las paradas oficiales de transporte publico urbano, o destinados para las personas discapacitadas, así como también en las autorizadas por la autoridad a particulares

 

Críticas

La Policía Municipal no detuvo a los novios por haberse escapado de sus casas, debido a que dicha disposición no se encuentra en ninguna parte del Reglamento de Policía conocido como “Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Los Cabos“, por lo que escaparse de su casa no constituye ningún delito o infracción.

Sin embargo, los uniformados tuvieron que recurrir a un genérico artículo, el cual prevé casi todas las faltas o contravenciones más utilizadas, para fundamentar la detención de los novios fugitivos. Sin embargo, si somos estrictos con la ley (o con el reglamento en este caso), debemos decir a ciencia cierta, que los menores de edad no cometieron ninguna infracción, debido a que dicho reglamento municipal está mal redactado.

1) Crítica al Art. 64

Si leemos con atención el artículo mencionado, veremos que no existe ninguna disposición exacta que pueda ser utilizada para la detención de estos menores, además de que los mismos policías municipales no tenían autorización de nadie del juez, para entrar a un domicilio presuntamente abandonado.

El único párrafo o fracción que describe algo que pueda ajustar se una infracción cometida por los menores, es la fracción I, que dice: que es falta “contra la seguridad y tranquilidad de las personas”: Trepar bardas, enrejados o cualquier construcción para atisbar al interior de algún inmueble ajeno.

Pero si leemos bien dicho artículo, nos encontraremos con un terrible defecto en la técnica legislativa, debido a que está mal redactado. Veamos el siguiente análisis:

  1. La primera parte de la fracción I del artículo en cuestión dice lo siguiente: “trepar bardas, enrejados o cualquier construcción“…, por lo que solo se ajustaría a dicha infracción, cuando las personas trepen, es decir, suban o escalen. Por lo tanto, cualquier persona que entre a una construcción por la puerta (ejemplo, en caso de que la puerta esté rota o abierta) no estaría trepando, por lo que ya quedaría afuera de ésta infracción.
  2. La segunda parte de la fracción I del artículo mencionado, agrega otro error, al decir lo siguiente: …”para atisbar el interior de algún inmueble ajeno.“. Es decir, que primero tenemos que buscar el significado de “atisbar“, y nos encontramos que es lo siguiente: “Mirar, observar con cuidado, recatadamente“. Por lo que si una persona no entra a “atisbar” en un domicilio ajeno, entonces no estaría haciendo nada malo -según este Reglamento municipal-, y por lo consecuencia, no debería ser sancionado con ninguna infracción de multa, ni siquiera pudiera ser detenido.

2) Análisis de “Trepar” y “Atisbar

La palabra “trepar” no ofrece ninguna duda; se trata de una acción de subir o escalar alguna cosa. En varios diccionarios, podemos encontrar una definición bastante parecida a ésta: Subir [a un lugar] ayudándose de los pies y las manos. Por lo tanto, quien entra a una casa sin trepar, no estaría dentro de la infracción prevista en dicho art. 64 fracción I, primera parte.

De la misma manera, vemos la palabra “atisbar”, la cual podemos encontrar en varios diccionarios, como el TheFreeDictionary, en donde le dan hasta tres significados:

  1. Observar con atención y disimulo” (ejemplo: desde detrás de las cortinas atisbaba lo que ocurría en la calle).
  2. Ver con dificultad por la distancia o la falta de luz” (ejemplo: a lo lejos se atisbaba una figura sentada).
  3. Intuir o sospechar algo por indicios o señales, sin verlo claramente” (ejemplo: no atisbo ninguna salida satisfactoria para esta situación).
  4. También puede utilizar como sinónimo de “Vislumbrar” (es decir: Ver confusamente o de forma imprecisa una cosa por la distancia o la falta de luz. Percibir una cosa por medio de pequeños indicios o señales, sin verla claramente).

3) Autorización del Juez

Otras de las críticas que debemos tener en cuenta, es que en el Municipio de Los Cabos, y en general en toda Baja California Sur, los jueces no participan activamente con los Policías, para el mejor funcionamiento de la Seguridad Pública. En el caso de la Policía Federal, la autorización debería venir de los jueces federales del orden penal. De la misma manera, en el caso de los Policías estatales y ministeriales, y hasta municipales, la autorización de judicial deberían venir de parte de los jueces penales del estado. Los jueces calificadores de infracciones no tienen capacidad ni jurisdicción para dar una orden de allanamiento a los policías para entrar a domicilios privados.

Generalmente, nos encontramos con situaciones en donde los delincuentes (principalmente en los casos de los cholos o pandilleros) se escapan, debido a que se introducen en domicilios particulares cuando los policías municipales les están persiguiendo. En tales circunstancias, los policías piden permiso al propietario o propietaria de dicha vivienda, y si éste o ésta les autorizan, entonces recién ahí pueden entrar a buscar al delincuente o delincuentes.

Pero sucede que muchas veces, los delincuentes son amigos de los propietarios, o son los mismos propietarios de las viviendas, por lo que se salvan de quedar detenidos. Otra situación también se da cuando los propietarios no dan autorización para que la policía entre, debido a que tienen miedo de las represalias de los delincuentes.

Por todos esos motivos, los legisladores (sean del Congreso del Estado por medio de una ley especial o de los regidores municipales, mediante la modificación del Bando de Policía y Buen Gobierno), deberían adoptar medidas urgentes para autorizar a los policías (de cualquier corporación), un sistema expedito (de trámite rápido o urgente) para las autorizaciones judiciales para entrar a domicilios particulares, siempre y cuando no vulneren los derechos constitucionales de las personas que habitan allí, y que en caso de que así lo hicieran, los policías paguen una multa inmediata al propietario de dicha vivienda.

En caso de los domicilios abandonados o presuntamente abandonados, los policías no deberían entrar ahí sin autorización judicial, salvo que exista peligro para la vida de alguna persona, o se esté cometiendo algún delito (establecido en el código penal o una infracción prevista en el Bando de Policía, pero de manera tipificada o específica). DURA LEX SED LEX (frase que significa: “Dura es la Ley, pero es la Ley” o “Dura es la Ley, pero hay que respetarla” siempre y cuando se ajuste específicamente al caso).

4) La actuación Policial

No voy a criticar a los agentes de la Policía Municipal, debido que ellos creyeron que estaban haciendo lo correcto, pero en realidad se equivocaron, debido a que desconocen un poco el mismo reglamento municipal que alegaron (el ya famoso “Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Los Cabos“). Ellos actuaron a petición de un padre, al parecer desesperado, quien quería recuperar a su hija, la cual -al parecer-, se escapó voluntariamente de su casa con su novio.

Los policías trataron a los novios adolescentes como si fueran culpables, y los llevaron detenidos hasta la cárcel municipal, supongo que al área de barandilla, puesto que si fueron puestos tras las rejas sería otro problema mayor.

La culpabilidad de dos novios menores de edad que se escapan de sus respectivas casas no existe per se (“por sí mismo”) en ningún cuerpo legal. Ni en el Código Penal ni el Bando de Policía y Buen Gobierno de Los Cabos. Es una situación compleja, donde se trata que los menores vuelvan a sus respectivas casas, pero que nunca se investiga -ni siquiera se pregunta- si tienen algún problema en sus respectivos hogares.

Los policías deberían haber dado parte o información al personal del área del Desarrollo Integral de la Familia (por sus siglas, DIF), así como al de la Subprocuraduría especializada en Atención a la Mujer y a al Menor (por sus siglas, SAMM, dependiente de la PGJE), para que se aseguren que los menores no tengan ningún problema grave en sus respectivos hogares. Inclusive puedo agregar, que en este municipio (Los Cabos), existen algunas “Patrullas Rosas” de la Policía Municipal que están para atender casos de vulnerabilidad de mujeres y menores, con la asistencia de dos profesionales, una de las cuales es psicóloga; pero en la práctica solo defienden a las mujeres golpeadas, olvidándose de la atención a los menores, como vemos en este caso.

Finalmente puedo recalcar para que no quede ninguna duda, que llevar a dos menores de edad a la cárcel municipal (aunque sea al área de barandilla o lugar parecido) es violatorio de los Derechos Humanos, y por lo tanto, los responsable de éste organismo de este municipio y del estado, deberían actuar de oficio.

Conclusión

El artículo 64 del Bando de Policía y del Buen Gobierno es una adefesio legal. Es un artículo mal redactado donde se supone que van todas las generalidades que son infracciones, pero para que existan sanciones deberían estar correctamente tipificadas.Se trata de una norma penal del ámbito municipal que castiga por igual a muchos infractores, pero que casualmente también se aplica en los casos que no están específicamente regulados.Es decir, que se aplica una infracción, aunque no esté prevista, lo cual es inconcebible.

Detener a alguien por una disposición legal que dice que es infracción cuando alguien entre a un lugar al trepar para mirar (Trepar bardas, enrejados o cualquier construcción para atisbar al interior de algún inmueble ajeno) es totalmente fuera de lugar. Los menores no debieron quedar detenidos, porque la ley no se ajustaba a sus acciones, o mejor dicho, sus acciones no ajustaban al mencionado reglamento municipal.

Y lo peor de todo, es que se puede llevar detenido a la cárcel municipal a dos adolescentes, de una manera humillante y violatoria de los derechos humanos. Desde el traslado hasta el destino. Los hubieran trasladados en sus famosas “Patrullas Rosas” para llevarlos a una oficina y explicarles la situación o regañarlos, diciéndoles que estaban haciendo algo mal al meterse en un domicilio ajeno (presuntamente abandonado), pero no lo hicieron. Los llevaron detenidos como si no tuvieran ningún derecho, como animalitos que pertenecen a un corral o a varios; dos seres que se buscaron por lo que sea, amor, pasión, pero que son culpables bajo el concepto de que “si no les encuentran algo, ya veremos más tarde, les vamos a buscar algo parecido”.

El Bando de Policía y Buen Gobierno debería tener una disposición específica para los menores que se fugan de sus casas, pero sin multas ni castigos. Deberían terminar en lugares donde se los orienten y enseñen varias cosas, desde Educación Sexual hasta defender sus propios derechos y preguntar si necesitan asesorías legal o psicológica para los casos de abusos intrafamiliares (existen padres ebrios que abusan sexualmente o golpean humillantemente a sus hijos).

Las autoridades municipales, policías y demás, deberían cambiar el “chip”, es decir, cambiar de mentalidad. Un menor no es culpable por el solo hecho de escaparse de sus casas, es una situación compleja que se debe analizar, pero jamás sancionar.

No se deben violar los Derechos Humanos de los menores de edad como si fueran cosas o pertenencias ¡Son Seres Humanos! y deben ser respetados como a cualquier persona. La situación de los menores que se escapan de sus hogares es cada vez más frecuente, por lo que debería existir un personal especializado y totalmente capacitado para atenderlos. No se trata de detenerlos y llevarlos inmediatamente a la cárcel o anexos, como una forma de castigo y humillación. Todos los seres humanos somos personas, sin importar la edad (desde la concepción en el seno materno hasta que morimos), y por lo tanto, somos portadores de derechos, y principalmente de los Derechos Humanos.

El padre podrá tener la tutela, pero no la potestad total para llevarla como sea al hogar paternal; ya tiene 16 años y 8 años. Cuando un menor escapa de su casa debe ser considerado dicho acto como una Alerta un síntoma de que algo anda mal. Eso demuestra que en algo se está fallando, que hubo falta de atención o sino se quedaría bajo la tutela y protección de sus padres. Por tal motivo, cuando algo así pasa, hay que igualar a las partes, al padre que exige un derecho de la protección de su tutela, y a la menor que busca una vida lejos de su hogar, que por algo será, por error  o equivocación, o lo que sea. Y entonces los novios menores necesitan orientación, pero nada de quedar detenidos ni muchos menos pisar una cárcel o anexo hasta que venga el padre a “rescatarlos” o a pagar la multa para sacarlos, porque después de todo, el único crimen que cometieron esos novios adolescentes fugitivos de sus padres, fue el de quererse, y eso señores, no se puede castigar… ¡nunca más! He dicho.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.