Municipio de La Paz Varias

En pie de guerra: vecinos invadieron predio de una empresa

La Certidumbre Jurídica es un elemento esencial para la confianza de los inversores, pero ésta no sirve de nada si las autoridades no ejecutan las medidas necesarias para que dicha certidumbre se convierta en una en una situación fáctica, es decir, en una Certidumbre real.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Certidumbre Jurídica es un elemento esencial para la confianza de los inversores, pero ésta no sirve de nada si las autoridades no ejecutan las medidas necesarias para que dicha certidumbre se convierta en una en una situación fáctica, es decir, en una Certidumbre real.

Hace muy pocos días comunicamos que una empresa había tomado formalmente la posesión de un predio que estuvo en litigio, al ser entregado los documentos en manos del actuaria de un juzgado.

Los juicios siempre son así, hay una sentencia o una resolución del juez que favorece a alguien y perjudica a otra parte. Ocurre tanto en los divorcios, como en los casos de familia, de propiedad, y en innumerables situaciones que hacen que hacen que el mismo Estado sea juez en los litigios entre civiles, sean éstos ejidatarios o empresarios, locales o extranjeros. Ante la ley, todos somos iguales cuando existen documentos legales, y nadie tiene preferencia sobre otro por ser local, o porque su padre o su abuelo fue dueño de tales o cuales predios.

Dicha igualdad de partes, se ve reflejada en la misma Constitución mexicana, por lo que de una vez por todas y para que no queden dudas, no existen privilegios para nadie por el solo hecho de haber nacido en ésta tierra. Ante la Ley todos somos iguales

El Artículo 1 de la Constitución Nacional, dice en su última parte: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas“. Y existen innumerables resoluciones judiciales que confirman ese criterio, por lo que dicho texto no es “letra muerta”.

Ante ello, cualquiera que alegue lo contrario, solo lo hace por pura ignorancia de las leyes, y por sobre todo, de la misma Constitución Nacional que protege a las Personas, sean éstas físicas o morales, es decir, sean seres humanos, o empresas.

Por eso resulta peligroso ver como sujetos “amparados” en su condición de locales, atropellen el Orden Público, bloqueando caminos o invadiendo predios.

Y es que ese es el caso de ocurrió en el caso de la resolución judicial que favoreció a la empresa Península de los Sueños, en donde un actuario del juzgado le da la posesión formal de un predio, mostrando así la Certidumbre Jurídica que debe existir en todo el territorio nacional para que a nivel internacional nos consideren serios. De nada sirve que después los gobernadores gasten tanto dinero para ir a otros países y fomentar el Turismo y la Inversión en éste estado, si después no tiene la autoridad para dirimir situaciones vergonzosas donde vecinos o desconocidos hacen “Justicia por mano propia“, entrando e invadiendo, destruyendo y hasta burlándose de la Justicia mexicana. De esa manera solo se envía un mensaje: Baja California Sur no es confiable para las inversiones internacionales, y por lo tanto, después se verá en qué trabajará su pueblo, ¿o acaso creen que el estado se encargará de los sueldos de todos los que queden sin trabajo cuando sigan espantando empresas?

En las fotos vemos a un grupo de personas, que al parecer estaban armadas, irrumpieron en el predio de la empresa mencionada, y rompieron cercas y tiraron estructuras y golpearon a un par de humildes personas que trabajan de guardias de seguridad, los cuáles estaban desarmados, para apoderarse simbólicamente del predio que hace poco habían perdido en manos de la Justicia. Para ellos no existe apelación, no existe la idea de recurrir a otras instancias sino que hacen a como estaban acostumbrados: resuelven por la fuerza y así se apoderan de lo que la Justicia les ha negado. Después dirán que los jueces son comprados y que por eso no creen en la Justicia, y así utilizan los pretextos para “adueñarse” a la fuerza de lo que no es de ellos, ni con documentos, ni con resoluciones que les favorezcan.

Tal vez alguna vez sus antepasados vivieron libremente en esas tierras o en algunas cercanas, pero no estamos en el “antepasado” y hoy en día todo se rige por documentos y fundamentos, es decir que si alguien afirma ser dueño de algo, debe comprobarlo. Si las personas no se acostumbran a hacer testamentos, después sabrán que las consecuencias es de perder todo, o de no obtener nada. Pero que también recuerden, que los apellidos “de los locales” también llegaron de afuera, puesto que tampoco son descendientes de los aborígenes pericúesguaicuras, así que tampoco se rasguen las vestiduras puesto que sus bisabuelos o tatarabuelos también llegaron desde otras tierras, como hoy en día llegan otros, que con esfuerzo y dedicación luchan por ser respetados.

Hoy en día ya no son válidos los fundamentos de los palos u otras clases de armas, o de muchedumbres con rostros tapados para asustar, atropellando los derechos fundamentales, puesto que como dijo Benito Juarez: “El respeto al derecho ajeno es la paz“.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.